La huerta urbana

Solo porque vivimos en la ciudad no necesitamos privarnos de una huerta aromatizada. Con unas lindas macetas prácticas y un lugar iluminado en la cocina – ¡voilà!